Derecho a asistencia sanitaria de niños y embarazadas aunque estén irregulares

El pasado día 04 de agosto de 2012 acompañé a mi cuñada a los servicios de urgencia de mi localidad.
Mi sobrino de 5 años había sufrido lo que parecía una infección auditiva, por lo que se encontraba en un estado de incomodidad por el dolor y lloros continuos.

Al llegar a recepción nos solicitan la tarjeta sanitaria. Mi cuñada le responde que el niño no dispone de tarjeta sanitaria, aunque es español -nacido en España- pero actualmente tiene residencia en EEUU.
Esto no le importa en absoluto al recepcionista del centro de urgencias y repite que necesita el SIP -tarjeta sanitaria- para que pueda ser atendido en el centro.

A continuación intervengo asegurando que es cierto que el niño no dispone de tarjeta de residencia, pero en cualquier caso es irrelevante para el caso, es decir, las embarazadas y los niños tienen derecho a asistencia sanitaria aunque no tengan residencia legal en España.
Pero es que además hay un factor añadido. El niño no es inmigrante, es un español que visita a sus familiares en España que simplemente no tiene residencia en España.

Nuevamente al recepcionista no valora estas palabras, y me muestra un cuadro de precios por los servicios médicos que pueda necesitar.
Obviamente su madre no está dispuesta a abonar los más de 100 euros por una consulta, más los gastos añadidos, por lo que nos despedimos y nos dirigimos a la farmacia de guardía.

Con este claro ejemplo quiero concluir que “del dicho al hecho hay un buen trecho”

Es decir, una cosa son las leyes y la palabrería gratuita y otra cosa es la realidad en la vida cotidiana.

Fuente: Europapress

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *